miércoles, 10 de agosto de 2016

Pincel, tinta, papel y piedra. Una pequeña introducción teórico-práctica a la caligrafía china (II)


Aprender a usar el pincel y cuáles son los movimientos para realizar trazos ejerce sobre nosotros una suerte de doma y es así porque al comienzo nos hallamos con varios frentes: cómo coger el pincel, qué cantidad de tinta hace falta, la propia fuerza, aprender los movimientos para realizar los trazos que una vez conocidos nos permitirán realizar los caracteres, estar concentrado,.... etc, etc.....
Esta peculiar doma nos pone frente a nuestras limitaciones y resistencias, aporta humildad, nos hace desarrollar la paciencia y la perseverancia, refina la personalidad y cambia nuestra forma de ver la vida.
Es una herramienta de autoconocimiento si uno está dispuesto a escucharse mientras aprende y después cuando libremente pinta. Soy de opinión de que es a través de la práctica como se llega al pensamiento y filosofía chino, asentándose en nosotros toda una manera de pensar y sentir que permanecerá en nuestro corazón para siempre.
[Alicia Promio, responsable del módulo práctico del curso "Pincel, tinta, papel y piedra. Una pequeña introducción teórico-práctica a la caligrafía china"]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada